Información básica

Es una ONG creada por un grupo de activistas de varios países que desde 2004 venían colaborando sin ánimo de lucro en diversas actividades encaminadas a difundir el conocimiento de los Derechos Humanos, inicialmente a través de Internet, pero con el propósito de no ceñirse exclusivamente a la web y las redes sociales.

Esta ONG es independiente de los intereses de gobiernos, partidos políticos, patronal, sindicatos, religiones y empresas. Esta ONG no pretende ser un medio de enriquecimiento ni un trampolín político, aunque podrá reunerar labores profesionales cuando exista presupuesto para ello.

Puedes consultar los Estatutos así como la Orden Ministerial por la que se inscribe en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de España.

La Fundación Internacional de Derechos Humanos pone en contacto a activistas de diferenes países para ofrecerles una plataforma desde la que poder organizar cursos y conferencias, editar libros e impulsar actos de protesta, proposiciones legislativas y acciones judiciales orientadas a la difusión y defensa de las ideas, principios y valores de los Derechos Humanos. Asimismo, se prestan servicios gratuitos a personas necesitadas, como: asesoramiento y orientación jurídica o de servicios sociales y alojamiento a personas en situación de exclusión social extrema.

En síntesis: difundimos ideas en las redes sociales de Internet, damos cursos y conferencias, ayudamos a personas necesitadas y promovemos mejoras legislativas, en la medida de nuestras posibilidades.

El Patronato de la Fundación Internacional de Derechos Humanos es su máximo órgano de gobierno (puede, por ejemplo: variar su propia composición, renovar la Presidencia y cambiar los Estatutos), está compuesto por un máximo de 20 personas y, salvo anomalía excepcional, su composición debe ser paritaria. Adopta sus acuerdos por mayoría absoluta.

No es necesario ser miembro del Patronato para encargarse de las funciones de Secretaría. La presidencia honorífica no tiene derecho de voto. De acuerdo a la ley, en caso de disolución o renuncia de sus miembros su composición volvería a ser la misma que la del momento de su constitución inicial.

El Consejo Consultivo no es un órgano de gobierno de la Fundación Internacional de Derechos Humanos. Su misión es la de aportar conocimiento y experiencia, y asesorar al Patronato a fin de que disponga de mejor información a la hora de adoptar sus decisiones y establecer los planes estratégicos de actividad. Sus dictámenes no son vinculantes.

Las delegaciones territoriales son designaciones personales de confianza a través de las cuales la Presidencia del Patronato de la Fundación Internacional de Derechos Humanos responsabiliza a una persona para que esté al tanto de las actividades de la Fundación en un determinado territorio.

La misión de las delegaciones territoriales es, por un lado: conocer la realidad social, jurídica, política y cultural de sus territorio y por otro lado: actuar como portavoz formal de la Fundación ante las autoridades y representantes de la sociedad civil dentro de su ámbito territorial, para lo cual deberá establecer vínculos de contacto cercano con: agentes políticos de toda índole, autoridades, medios de comunicación, otras ONG, asociaciones y plataformas ciudadanas que estime convenientes, siempre sin sesgo ni parcialidad ideológica.

Por motivos de organización, cortesía y confianza, cualquier miembro de la Fundación deberá consultar previamente a quien ostente la Delegación Territorial de un lugar antes de llevar a cabo cualquier acción pública en dicho territorio.

Las delegaciones podrán ser de ámbito nacional, regional, provincial o local y en todo caso deberán actuar con cortesía y confianza entre los diferentes ámbitos.

Disponemos de diferentes medios para mantener la comunicación dentro de la entidad: en primer lugar, por inmediatez (aunque con muchos defectos) debatimos en el día a día a través de un grupo de WhatsApp, sin distinciones; asimismo disponemos de una red social propia (derechos.red) que viene a ser una especie de Facebook pero independiente; las asambleas oficiales de Patronato suelen ser en formato mixto: reunión presencial unida a la participación de algunos de sus miembros a través de videoconferencia múltiple simultánea.

La mayor parte de las actividades realizadas apenas requiere de presupuesto, por lo que pueden desarrollarse prácticamente a coste cero, por ejemplo: labores de difusión en Internet o emisión de notas de prensa; otras actividades tienen algún coste, pero muy reducido, como el pago de dietas y gastos de desplazamiento para labores de observación, asistir a encuentros e impartir cursos y conferencias, en estos casos, muchas veces es el propio activista quien cubre con los gastos o, si es posible, la Fundación ayuda con lo que puede, en la medida de sus posibilidades.

Para poder crear la Fundación (la ley exige un patrimonio mínimo de treinta mil euros) un miembro del Patronato donó su propio domicilio particular en el momento de constitución formal de la ONG ante notario, y para el sostenimiento de los gatos corrientes de las actividades la entidad se allega de recursos procedentes del cobro de matricula por la impartición de cursos, así como de pequeñas donaciones procedentes tanto de los propios miembros del Patronato como de activistas y mecenas.

Espacio personal

[pcud-form form=»46″]

Recomendación de uso

Para evitar olvidos y complicaciones innecesarias, es muy recomendable utilizar la misma cuenta de correo electrónico institucional facilitada por la Fundación para registrarse en todos los servicios que esta ofrece: identificación en esta web, red social propia, correo electrónico y nube de archivos, con capacidad para 35 GB por persona.

[pc-pvt-content allow=»44″ warning=»0″]

Servidor de ficheros

[pcfm-files-view id=»48″][/pc-pvt-content]